Actualice su navegador web
Está utilizando un navegador que no es compatible con nuestro sitio web. Para disfrutar de la mejor experiencia en nuestro sitio, le recomendamos que utilice un navegador más reciente. Consulte nuestra lista de navegadores compatibles.

Impulsando una reducción de los gases de efecto invernadero

Uso de biocombustible para llevar a casa nuestro nuevo avión de Airbus

En 2017 en todo el mundo, despegaron más de 4000 vuelos a cada hora. A medida que volar se hace más popular, cada vez es más importante tratar su impacto medioambiental. En Cathay hemos estado trabajando para reducir las emisiones del combustible de los aviones utilizado en nuestros vuelos.

Es posible que los fabricantes de coches puedan desarrollar nuevos vehículos eléctricos que no quemen combustible, pero para una compañía aérea internacional como Cathay, esta opción aún no es viable. Los aviones son propulsados por combustible para aviones, que se procesa a partir de petróleo crudo, un combustible fósil. Normalmente contienen mucho carbono. Cuando se quema combustible para aviones, el carbono del combustible se libera al aire y, junto con el oxígeno, forma dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. En todo el mundo, los gobiernos y las empresas están tratando de encontrar formas de reducir la cantidad de carbono existente en el aire para combatir el cambio climático. Para Cathay, eso ha significado invertir en biocombustiblesSe abre en una nueva ventana. Una de las formas en que podemos reducir nuestras emisiones es utilizando combustibles más sostenibles en nuestros aviones.

Los biocombustibles no se extraen del suelo como los combustibles fósiles, que tardan miles de años en formarse, sino que están hechos de materiales biológicos como cultivos, residuos agrícolas o incluso residuos municipales que, de otro modo, irían al vertedero. También contienen carbono, pero las fuentes de biocombustible se pueden reponer rápidamente. No solo eso, sino que las plantas absorben el carbono a medida que crecen, ayudando a compensar el carbono que producen cuando se quema. Lo que generan, lo quitan: ¡todo limpio! Esto significa que, en comparación con el combustible para aviación tradicional, el biocombustible puede reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 80 % de su vida útil. Se abre en una nueva ventana.

Estamos invirtiendo constantemente en nuevas tecnologías para mejorar nuestro rendimiento medioambiental en nuevos aviones y los combustibles que los propulsan. Descubra cómo hemos estado usando biocombustibleSe abre una nueva ventana para llevar a casa nuestros nuevos aviones de Airbus desde 2016.