Procuramos ofrecerle la mejor experiencia posible, pero también deseamos respetar su privacidad. Al hacer clic en “Acepto”, usted está de acuerdo con nuestro uso de cookies, que nos ayuda a proporcionarle una información más personalizada. Si desea desactivar esta función u obtener más información sobre nuestra política, consulte nuestra Política de cookies. Muchas gracias.
Actualice su navegador web
Está utilizando un navegador que no es compatible con nuestro sitio web. Para disfrutar de la mejor experiencia en nuestro sitio, le recomendamos que utilice un navegador más reciente. Consulte nuestra lista de navegadores compatibles.

Medio ambiente

Otros impactos medioambientales

Biodiversidad

Muchos animales y plantas están cada vez más amenazados debido al comercio internacional de especies raras o en peligro de extinción y los productos relacionados. Reconocemos que las líneas aéreas desempeñan un papel importante a la hora de luchar contra esta amenaza para la biodiversidad mediante una gestión responsable de mercancías. En respuesta a esto, hemos desarrollado nuestra política de mercancías para evitar el transporte de especies ilegales o en peligro de extinción. Nuestras partes interesadas también respaldan nuestros embargos de varias especies en peligro de extinción o productos, como el marfil o la aleta de tiburón.

En 2016, firmamos la United for Wildlife Transport Taskforce Buckingham Palace Declaration (Declaración del Palacio de Buckingham del Grupo de Trabajo de Transporte de United for Wildlife). Como signatarios de la declaración, nos comprometemos a no facilitar ni tolerar el transporte de productos de fauna y flora, si el comercio de dichos productos infringe la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Convention on International Trade in Endangered Species of Wildlife Fauna and Flora, CITES).

Política de transporte de mercancías de desarrollo sostenible

Gestión de los niveles de ruido

Los niveles de ruido de los aviones preocupan a las comunidades que viven cerca de los aeropuertos. Las molestias acústicas las generan dos actividades principales de la aviación: operaciones aéreas y operaciones en tierra. Sin embargo, el sector ha estado esforzándose por reducir los niveles de ruido durante décadas y, en ese sentido, se ha conseguido un progreso sustancial.

Seguimos el "“Enfoque equilibrado para la gestión del ruido de las aeronaves” que recomienda la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Más concretamente, nos centramos en dos áreas: desarrollar más procedimientos operativos eficientes e invertir en nuevas tecnologías.

Mejoramos la planificación y desplegamos de los aviones más adecuados para ciertas rutas y ciertos horarios en la medida de lo posible. Por ejemplo, en 2010, tomamos las medidas pertinentes para incrementar el uso del avión Boeing 777-300ER, más silencioso, en lugar de los Boeing 747-400 para la gran mayoría de los vuelos de Hong Kong a Londres con el fin de mitigar el impacto del ruido en el Aeropuerto de Londres-Heathrow durante el aterrizaje y el despegue. Nuestros pilotos se ajustan a cualquier procedimiento de reducción del ruido de cualquier aeropuerto en concreto (por ejemplo, las zonas de reducción del ruido, las limitaciones de puesta en marcha del motor y las pistas o trayectorias de vuelo preferentes) que se pueda requerir.

Los fabricantes de nuevas tecnologías, ya sea de nuevos aviones o nuevo equipamiento, han conseguido una reducción significativa de los niveles de ruido. Como parte de nuestro programa de renovación de nuestra flota, Cathay Pacific adquirió unos aviones más silenciosos. Por ejemplo, nuestros nuevos Airbus A350-900 están diseñados para reducir los niveles de ruido de los aviones y están equipados con procedimientos de reducción del ruido en la salida (Noise Abatement Departure Procedures, NADP) que optimizan la trayectoria del vuelo para mitigar el ruido sobre las áreas densamente pobladas.

Calidad del aire

Al igual que los niveles de ruido, las cuestiones sobre la calidad del aire local suponen una preocupación significativa para las comunidades locales, especialmente para las que viven cerca de aeropuertos.

En las áreas de alrededor de los aeropuertos, las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles (COV), monóxido de carbono (CO) y material particulado (particulate matter, PM) se consideran normalmente los factores principales que suscitan preocupación respecto a la calidad del aire local.

Desde los años 60, los niveles de monóxido de carbono se han reducido un 50 %, y los hidrocarburos y el humo aproximadamente un 90 %. En el marco de la investigación, se están dirigiendo los esfuerzos para conseguir un 80 % más de reducción en las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) para 2020. La industria de la aviación también está realizando inversiones sustanciales en lo que a equipos de apoyo terrestre más ecológicos se refiere, así como en vehículos que mejoren la calidad del aire local.

En Hong Kong, los niveles locales de emisiones provenientes de la aviación han permanecido relativamente estables durante los últimos años —un 6 % de óxidos de nitrógeno (NOx), un 3 % de monóxido de carbono (CO) y un 2 % de otros contaminantes atmosféricos— según el último inventario sobre las emisiones de contaminantes atmosféricos publicado en 2007.

En líneas generales, la aviación ha reducido significativamente su impacto sobre la calidad del aire local en comparación con otras categorías de fuentes como, por ejemplo, el transporte por carretera. Seguimos adoptando iniciativas de calidad del aire tanto en vuelos como en tierra para reducir las emisiones.